Ambientacion

Hace muchos años, un bebe nació, más para la sorpresa de la gente, él bebe brillaba, aquel niño fue conocido como él bebe luminiscente. Lejos estaban los humanos de comprender que aquel seria apenas el principio de los cambios, de la evolución que el ser humano tomaría a partir de allí. Los años pasaron y la gente comenzó a nacer con capacidades únicas, habilidades inigualables que antiguamente se creerían imposibles, telekinesis, pirokinesis, la capacidad de volar, súper fuerza, la variedad de estas capacidades era simplemente infinita, estas habilidades sobrenaturales pasarían a llamarse Quirks. Más de un siglo paso ya, y aquello que era sobrenatural se volvió natural, hoy día un 80% de la humanidad posee un quirk, una habilidad única o al menos una fisiología única, y aquello que antiguamente solo se vería en historietas para niños que tanto soñaban con volverse uno, se volvería una de las profesiones más buscadas de toda la tierra, los Superhéroes. Decenas de academias fueron creadas a lo largo del mundo, enseñando a jóvenes como usar su poder, su quirk, de manera eficiente, convirtiéndolos en superhéroes profesionales, personas que se encargaban de solucionar los problemas más graves del mundo en nombre de la ley y el orden, estos recibían pagos por sus servicios y serian aclamados por la gente como héroes que salvaban el día. Mas siempre que haya luz, debe existir la oscuridad, siempre que haya bondad, debe existir la maldad. Siendo casi toda la población humana capaz de utilizar habilidades únicas otorgadas por su quirk, así como nacieron los superhéroes, nacieron también los villanos, fue así como la balanza del mundo comenzó a cambiar, a inclinarse por motivos distintos a los comunes. A medida que más héroes nacían, mas villanos aparecerían, personas que utilizaban su quirk para maldades, robar, matar, causar destrucción en las ciudades… fue así como el caos, el conflicto entre el bien y el mal, comenzaría a dejar sus marcas en el mundo… más ¿Qué lado seria el vencedor? Bueno eso nadie podría saberlo, después de todo, la historia de este mundo aún se está escribiendo, dependerá de los héroes o villanos que aparezcan el curso que este mundo fuese a tomar…
Últimos temas
» [Normal] ♕ Return Of Kings (cambio de botón)
Dom Sep 04, 2016 12:19 pm por Invitado

» Una de historia...(Abierto)
Vie Sep 02, 2016 8:54 pm por Tarak

» [+18 Privado Koi] No te duches tarde
Miér Ago 31, 2016 5:11 am por Koi Sakuraba

» Himitsu no Pettoakademi -confirmación élite-
Mar Ago 30, 2016 1:50 pm por Invitado

»  Learning To Fly (Solo Estudiantes)
Mar Ago 30, 2016 12:50 pm por Ishimaru

» Tír na nÓg / Afiliación élite
Lun Ago 29, 2016 3:34 pm por Invitado

» White Album (Shiro)
Dom Ago 28, 2016 6:35 pm por Shiro

» Koulet City {Afiliación Élite - Confirmación}
Dom Ago 21, 2016 5:49 pm por Invitado

» El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]
Dom Ago 21, 2016 3:32 pm por Shiro

HERMANOS 2/3


Élite 16/33
Moon TalesLeague of LegendsTGreHeroes Of OverwatchCrear foro
------------- CRÉDITOS ----------
Skin hecho por Hardrock de The Captain Knows Best.

El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

 :: El Mundo :: Europa

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Pasar dos años en aislamiento no era bueno para nadie, mucho menos para un pobre niño de apenas seis años. Quienes mandaban en la familia supieron ver eso y, luego de una reunión del consejo de ancianos, se aceptó que el pequeño tuviera una salida de unos días cada cierto tiempo. ¿La primera de ellas? Elegida por el propio afectado, sería llevada a cabo en Inglaterra, su lugar de nacimiento.

¿Dónde está mamá? Este lugar es aburrido, quiero ir con mamá ―dos años habían pasado, dos años bastante duros para el pequeño, pero esa parte inocente de él seguía aferrándose a la idea de que, si visitaba Inglaterra, allí estaría su madre, esperándolo con los brazos abiertos― Los museos son para ancianos, es más... ―soltando la mano de su padre, el pequeño se paró en mitad del pasillo y, apoyando una mano sobre su espalda, se encorvó levemente hacia adelante, imitando a un anciano con problemas en la columna― ¡Mira! Ya me estoy volviendo uno de ellos ―caminaba muy lentamente, arrastrando los pies para enfatizar su "transformación" en un anciano.

Las miradas de varios se posaron en el pequeño, especialmente la de aquellos que querían cruzar por el pasillo y veían su camino bloqueado por un niño haciendo burla a los ancianos, los cuales, por un lado, le veían el lado gracioso a su actitud, aunque no faltaba aquel que resoplaba y se quejaba por la poca educación de la juventud, el poco respeto que mostraban a sus mayores. Vamos, típicas líneas de viejo cascarrabias.

Hijo, no molestes a los ancianos ―era duro para un padre tener que explicarle a su hijo que no podría ver a su madre, que esta había retomado su vida de heroína y que parecía no tener tiempo para pasarlo con él― Ya te dije que mamá está ocupada con el trabajo, ella no podrá venir hoy ―hacer oídos sordos a esa edad no era demasiado difícil, en especial cuando tienes caras graciosas de viejos cabreados con las cuales distraerte.

_________________
Hablo | Pienso | Narro | Narro 1ra persona
― Ficha ―

Mensaje por Ryan el Vie Jul 22, 2016 10:47 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Los eventos que la llevaron a este punto fueron realmente impredecibles. En un momento estaba cómodamente en su pequeña oficina de 25 m², llevando un control de demografía estudiantil y en el otro, viaja alrededor de 18 hrs hacia Inglaterra por petición de un ex-compañero de estudio. ¿Qué era eso tan necesario que no podía esperar? Tuvo que hacer arreglos de último momento, rogar a los monjes y sabios que velaran por sus alumnos mientras se ausentaba un par de días, además claro, salir de su zona de confort. Su encuentro sería un museo, en el que su amigo era inversor. No había dado descanso a sus pies desde que llegó, quiso ir directo al grano y volver lo antes posible, su tiempo de permiso se agotaba. Una vez puesto un pie dentro del edificio sus ojos no podían maravillarse más. El blanco techo y el piso de porcelanato daban un ambiente pulcro y severo. Parecería una loca de la limpieza si seguía ahí como monigote admirando el limpio suelo. Sacudió levemente su cabeza y alzó su vista, buscando a un hombre de aspecto "cuadrado" o muy elegante.


Shiro. — Le llamó un hombre de traje gris y corbata blanca, un poco más alto que ella.

Hola, Bill. Cuánto tiempo... Eh— Verlo después de tanto tiempo le evocaba recuerdos como estudiante de la Yuei. Sintió melancolía. Pero su rostro no lo demostraría. Ensanchó aún más su sonrisa tratando de empujar esos pensamientos.

Bueno, quisiera poder chalar más de nuestras vidas y de lo que ha sido de los demás, pero hemos venido a por los negocios.

Así es. — Bill, como hombre preparado y viejo amigo, conocía el temperamento de la vieja Shiro y se adelantó al punto. — Lo que te tenemos que hablar, no puedo hacerlo aquí— Susurró apenas audible, señalando el maletín que llevaba consigo desde que había llegado.

Me parece perfecto. — Le instó a que la guiara por las instalaciones del museo.

Bill entonces, dando señas de que le siguiera, se giró dándole la espalda y aceleró su paso adentrándose por el pasillo. Ella por su parte, trataba de mantener el ritmo de sus pisadas, si se descuidaba terminaría perdida, patéticamente.

Un tumulto mínimo de personas, se había quedado espasmados en la entrada de uno de los pasillos, haciendo de igual manera, difícil de acceder para ella. Buscando el origen del pequeño embotellamiento, sus ojos dieron a parar con las mímicas de un niño, tratando de imitar a un anciano. Sus palabras unido a su imitación y su terriblemente tierno aspecto, causaron en ella que se le escapara una risilla. Una muy penosa risilla. La mujer logró captar la atención de un par de personas, haciendo caer en cuenta de lo que había hecho. Su cara roja cual tomate y sus repetitivos "disculpen" seguido de una especie de disculpas con las manos era un espectáculo digno de ver en esos videos graciosos. Se imaginó hasta el titular del video "Mujer ríe sonoramente en pleno museo".  Se tapó el rostro de la vergüenza.

En medio de su lamento, pudo escuchar parte de la conversación de lo que parecían un padre y su hijo. El niño de hacía unos segundos era sermoneado por su padre. Shiro sintió la necesidad de intervenir. — Disculpe pero es mejor dejarlo quieto. Él es solo un niño, es natural que trate de distraerse de alguna forma en este tipo de lugares. — Se encogió de hombros. — ¿Verdad? — Ladeando su rostro, sonrió al niño, mientras revolvía levemente su cabello. Entonces lo vio, un parche cubría uno de los ojos del pequeño. Se quedó quieta mirando fijamente al niño. Luego notó su mirada inquisitiva y se separó del él— Oh, Lo siento. He sido imprudente —. Esto último, fue más como una disculpa para con el padre de la criatura.

Deberé seguir asi que ha sido un placer reír contigo — La mujer de ojos carmesí, se giró para irse por donde vino pero...— ¿Por... Por dónde vine? ¿Dónde está Bill? — Susurró. Estática y sembrada como florero de mesa, se quedó en el sitio, perdida. "Mierda".

Pincha aquí:

Perdona lo largo y el relleno, sentí que era necesario. xD

Mensaje por Shiro el Sáb Jul 23, 2016 1:21 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Hacer oídos sordos los sermones era una habilidad que el pequeño había perfeccionado en los últimos dos años, tiempo en donde no paró de dar problemas en la mansión de la familia, ganándose así reiterados castigos. Dejando de lado sus incontables intentos de escape, faltaba el respeto a sus mayores y no paraba de quejarse a lo largo de las clases y los entrenamientos que le impartían, llegando a colmar la paciencia de sus maestros en más de una ocasión. Era la oveja negra de la familia, el rebelde.

¡Ay! Mi ciático, que dolor ―el pequeño numerito continuaba con el pequeño arrugando la cara, tratando de simular las arrugas de alguien entrado en años― ¿Alguien que ayude a este pobre anciano llevándolo al parque de diversiones? ―la mirada escéptica de la mayoría de los presentes dejaba claro que nadie se terminaba de creer la actuación del pequeño, ni lo harían por mucho realismo que le pusiese― Oh, vamos ¿Acaso nunca vieron esa vieja película del hombre que nace anciano? Tch ―fue mientras decía esto que notó una mano sobre su cabeza, de dedos finos, claramente de mujer. Su ojo brilló de repente. Volteó lo más rápido que pudo, pero la decepción le pegó duro al notar que no se trataba de la persona que esperaba encontrarse.

Todo estaba bien por el momento, las cosas no pasarían de un simple bufido de desilusión por su parte. Sí, todo pudo haber terminado allí, pero la señorita tenía que fijar su mirada en el parche de Ryan de forma tan obvia, disparando su mal genio de forma inmediata. Él ya estaba harto de que todo el mundo se le quedara viendo el parche, en la casa era igual, en todo Japón era igual, y al parecer en Inglaterra también. Sin pensárselo dos veces, el pequeño se acercó a la desorientada mujer, se paró frente a ella y, mientras la miraba fijamente con su ojo visible, le soltó una patada en la canilla― ¿Tiene algún problema con mi parche? Lo podemos resolver ahora mismo ―desafiante como siempre, se paró en posición de pelea, flexionando ambas piernas mientras apretaba la diestra en un puño y lo sostenía a la altura de su cadera, mientras la otra mano se elevaba con la palma extendida en dirección a su "Oponente"― Adelante, anciana ―era claro lo mucho que lo había ofendido esa mirada, además de lo poco que las clases habían podido corregir su temperamento, heredado de su madre.

_________________
Hablo | Pienso | Narro | Narro 1ra persona
― Ficha ―

Mensaje por Ryan el Sáb Jul 23, 2016 5:42 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Desvió su mirada un par de veces de un lado al otro, tratando de recordar la dirección en la que llegó. "Rayos, tendré que usar el péndulo" Pensó. Cuando metió su mano en el bolsillo tanteando por el objeto, sintió un golpe en la parte baja de su pierna. Se agachó por reflejo queriendo reducir el dolor con sus manos. No había notado al niño delante de ella ni lo molesto que se encontraba. Frunció su ceño, no era normal para ella irritarse y quiso en un punto darle su merecido castigo, ya que sus manos, de un momento a otro estaban muy cerca del rostro del pequeño. — Tu... Pequeño...— Sentenció, pero se detuvo. Esa escena le había resultado extrañamente familiar. Ese entrecejo arrugado, la posición y su color de cabello... Le recordaban a su temperamental hermano Kuro. Resopló, su enojo se había ido pero el crío aun necesitaba un castigo. Posó ambas manos a ambos lados del rostro del pequeño y los dejó "caer" sobre sus mofletes, haciendo un pequeño sonido pero sin hacerle daño.— Esto es por golpear a una persona desconocida.— Luego tomó ambas mejillas y comenzó a estirarlas cual elástica.—Y esto por llamarme anciana— Dejó sus mejillas y luego fue por el cabello alborotándolo. No iba a mentir, estaba disfrutando hacerlo "sufrir". Su sonrisa la delataba. Comenzó a hacerle cosquilla no importando ahora si le soltaba otra patada. En ese momento una voz conocida le llamó desde detrás.

Al fin te encuentro. — Bill que parecía haber corrido una maratón, le veía interrogativamente. Shiro instantáneamente dejo su venganza de lado y se levantó, acomodando su sobretodo en el proceso.

Larga historia. — Respondió tajante, mientras la sonrisa no abandonaba su rostro.

Okayyy. — Soltó incrédulo. — Como sea, sí ya terminaste de jugar… Es mejor que me sigas.

Shiro se encogió de hombros. Todo lo que había pasado en parte sentía que lo merecía. Desconocía al chico y aun así se había adelantado a juzgarle. Esa respuesta era la típica de alguien a quien le habían dejado una carga muy pesada desde tan corta edad. Su vista se suavizó, toda ira se disipó por completo. Tomó al niño nuevamente y le sacudió por encima sus ropajes.— Lo siento.— Dejó escapar de sus labios. No sabía si le llegaría a entender el porqué de sus disculpas, solo necesitaba hacerlo. Ella había sido realmente imprudente al mirarlo descaradamente sin conocer su pasado y eso era lo que podía hacer por el momento." Sea cual sea la razón por la cual oculta su ojo debajo de ese parche ha de ser realmente importante y le he ofendido por ignorancia" Pensó. Se giró esta vez, dándole la espalda a la criatura y a su padre con el motivo de seguir su camino, no sin antes decirle— Por cierto, tengo 21 y mi nombre es Shiro, no "Anciana". — Todo esto con un tono muy infantil de su parte, parecía la discusión entre dos niños. Retomo entonces su andanza detrás del hombre.

Mensaje por Shiro el Sáb Jul 23, 2016 9:13 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Si algo había que reconocerle al pequeño, dejando de lado su actitud tan inmadura -aunque apropiada para un niño de tan solo seis años-, era que tenía una buena postura de pelea. Los pocos espectadores de la escena que sabían de algo artes marciales comenzaban a murmullar acerca de esto, logrando que el padre del niño hinchara el pecho con orgullo. Y a todo esto, ¿Qué hacía el padre ante tal escena? Nada, absolutamente nada. Conocía bien a su hijo y sabía de sobra que este no golpearía a una mujer por algo tan trivial como una mirada desafortunada. Y no, la patada a la canilla que le había propinado segundos atrás no contaba como golpe serio.

Ryan arrugó el entrecejo al notar la infantil forma de vengarse de la señorita, rodando los ojos mientras sus mejillas eran estiradas. Algún que otro mechón de cabello rebelde terminó cubriéndole parcialmente el ojo, consecuencia de la "Venganza" por haber llamado anciana a la joven de cabellos blancos― ¿Ya? ―pensando que allí terminaba el juego de su contraria, soltó un pequeño suspiro y se dispuso a dar media vuelta y alejarse, pero las cosquillas lo tomaron completamente por sorpresa. No pudo contener las carcajadas, ni evitar retorcerse de forma ineficiente en busca de librarse de las manos de su "Atacante". Al terminarse las cosquillas le tomó unos segundos reponerse por completo, tiempo en que un nuevo personaje aparecía en escena y al parecer marcaba la salida de otro.

... ―permaneció callado luego de escuchar las disculpa de la mujer, para luego observarla alejarse acompañada del hombre recién llegado mientras su padre se paraba a su lado. Éste le dio un pequeño toque en el hombro, incitándolo a decir algo― Tch ―seguía siendo un niño de seis años inmaduro, pero sabía cuándo aflojar un poco con esa actitud tan tosca― Tengo seis años, y no soy ningún "Pequeño" ―si lo era, pero no le gustaba que se lo dijeran― Me llamo Ryan, y la próxima vez patearé el poco trasero que tienes ―dicho esto se volvió hacia su padre, pasando de largo en dirección contraria a la que había tomado la mujer, ignorando la expresión de "Te pasaste" que tenía su progenitor.

_________________
Hablo | Pienso | Narro | Narro 1ra persona
― Ficha ―

Mensaje por Ryan el Sáb Jul 23, 2016 10:16 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Aceptó la especie de disculpa y promesa de reunión del pequeño Ryan, y se encaminó detrás de Bill. Lo siguió alrededor de lo que fueron tres pasillos hasta el fondo, donde había una gran puerta de madera en blanco, y después de ellas, había una biblioteca. En el centro de esta estaba el escritorio donde Bill se acomodó y le instó a ella tomar asiento. Sin mediar palabra, posó el maletín sobre el escritorio frente a ella, y lo abrió revelando el contenido, dejando a una Shiro confundida.

Perdona que te haya llamado desde tan lejos y que lo que voy a decir puede que te llegue a ofender hasta cierto grado pero...Necesito un favor tuyo.— Dijo, haciendo que Shiro frunciera el ceño.— Un amigo mío, el cual es un investigador y científico lo descubrió hace poco y realizó pruebas al respecto.— Prosiguió.— Podría muy bien haberle pedido a alguien más que hiciera la prueba definitiva, como alguien con quirk que manipule los metales pero…

Quieres que sea yo quien lo haga. — El maletín contenía unos metales de forma esférica de pequeño diámetro, menor a los 3.5 mm. Era una cantidad considerable de ellos.

Están hechos de fibra metálica muy resistente. Eres creativa, sé que le darás un buen uso, confío en tu buen juicio.— Se quedó en silencio, no perdiendo el contacto visual, en espera de una respuesta. Shiro no sabía que decir ante tal responsabilidad.

Mensaje por Shiro el Dom Jul 24, 2016 2:09 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

El pequeño se alejaba a paso firme de la zona donde acababa de montar toda una escenita, siendo seguido de cerca por su padre, quien por lo bajo le recriminaba ese último comentario que le había soltado a la señorita antes de retirarse― ¿Acaso mentí? Es toda una flacucha, un mondadientes con patas ―se excusaba, sin voltearse siquiera― Y más te vale no andar de mirón, que mamá se enojará ―inocente pequeño, aún no entendía que sus padres se habían separado, razón por la cual había tenido a su padre bajo una estricta vigilancia con tal de que no se acercara de más a ninguna otra mujer. De igual forma, este último no había buscado nada con nadie; seguía perdidamente enamorado de quien era la madre de su hijo. Lamentablemente era así, no podía olvidarla tan fácilmente, aunque pasaran años.

Vamos, Ryan. Sabes que yo jamás haría algo así, amo a tu madre ―contestaba el adulto, apoyando la mano sobre el hombro del pequeño para que este detuviera su paso― Pero no puedes hablarle así a una mujer, y mucho menos a una desconocida ―al igual que antes, sus palabras eran completamente ignoradas por el niño, quien miraba alrededor en busca de algo con lo cual entretenerse.

Dejando de lado las peculiares situaciones que ocurrían en el interior del museo, encima de este, un gran número de sujetos con trajes negros se acomodaban en la terraza luego de haber eliminado a los guardias que vigilaban la zona. Uno de ellos sostenía el interruptor conectado a una caja de fusibles, y a la señal de quien parecía el líder lo bajó, cortando la electricidad en todo el complejo. Las luces se apagaron, y tardarían bastante en volver a encenderse.

_________________
Hablo | Pienso | Narro | Narro 1ra persona
― Ficha ―

Mensaje por Ryan el Dom Jul 24, 2016 3:11 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Mientras intentaba encontrar las palabras para responder ante tan repentina petición, jugó con el preciado metal entre sus dedos. Eran muy ligeros y lisos, lo cual le facilitaba la manipulación del mismo. Era una oferta sospechosamente buena, y casi engañosa, pero si no conociera Bill muy bien…

¿Qué gana tu “amigo” si acepto?

Publicidad. — Respondió directo.


Pff. — Soltó sin más la joven mujer. Claro, no hay nada gratis en esta vida. Alzó una ceja algo incrédula pero, por la mirada intimidante de Bill, cual jugador de póker que ya tenía la partida ganada, no pudo más que ceder, por ahora.

No es que esté aceptando del todo pero… Podría ayudar. — La cara del hombre no podía ocultar su alegría momentánea, su sonrisa de oreja a oreja daba terror.


Gracias Shi- —Inesperadamente las luces de la oficina se apagaron y con ello reinó la oscuridad.


Shiro, quédate donde estas, debe ser momentáneo el problema. No te preocupes. — Ella obedeció porque no había de otra. Se sentó tratando de tranquilizarse y esperar, pero en ese instante un golpe abrupto en la puerta mandó a volar la manilla con el seguro.


¡No se muevan!— Un par de hombres ingresaron en la habitación apuntando con sus armas automática hacia ellos, cegándolos con las linternas. Shiro, al igual que Bill se quedaron inmóviles en su sitio sin entender qué sucedía. Ambos se miraron tratando de idear un plan que los sacara de esa situación sin tener que moverse, entonces entendió que solo ella podía salvarles, no había otro héroe.

Ustedes dos, ¿Qué intentan hacer? Ni lo piensen, un movimiento en falso y le vuelo la cabeza a tu compañero. — Dando a entender que no estaba jugando, quitó el seguro y se fue acercando a Bill.


Que... ¿Qué es lo que quieren?— Sacó el valor para hablar. No podía mentir, pero se sentía nerviosa ante tal situación. Había tenido años tranquilos en su país y esto era demasiado.

Tu pregunta es algo mediocre, mujer… A veces hay villanos que simplemente no necesitan razones para hacer lo que hace, otros solo quieren dinero o poder. Yo, sólo quiero que mi jefe de la orden de volar el edificio, no me importan sus razones, yo solo quiero hacer sufrir. — Un frío corrió por su espalda, y una gota de sudor resbaló. Sabía en parte que habían implantado bombas en el edificio, sus propias palabras lo habían dicho, ahora el reto era saber en dónde.


¿Desde sus cimientos?— Logró decir Bill. Shiro desvió su mirada hacia él y lo entendió.

Si…— Dijo secamente el raptor. En ese instante los dos secuestradores no vieron venir el par de libros a gran velocidad que venían desde atrás impactar sus cabezas. Shiro hacía segundos había usado su quirk en los libros, mientras Bill aprovechó la confusión reduciendo la distancia entre ellos, haciendo contacto con sus manos en los rostros descubiertos de ellos y robó parte de la energía vital para debilitarlos, dejándolos inconscientes.


En el sótano entonces.— Afirmó Shiro. La investigación y deducción eran lo suyo, y gracias a que Bill comprendió lo que ella intentaba hacer, pudieron salir librados.

Debemos dirigirnos ahí con cautela y poner a salvo a los usuarios del museo en el transcurso. — Pronunció Bill tomando el maletín, comenzando a moverse por los pasillos seguido de Shiro. En ese instante se preocupó entonces por el pequeño Ryan y se preguntó si se encontraba bien.


Pinchar aquí.:
Lo siento otra vez por lo largo, intenté seriamente en hacerlo los más resumido posible, pero me salió esto. Pido disculpa al Staff y a Ryan ;_; , no me baneen. No me tardaré en responder y seré buena niña, y saludos a mi mamá(?)

Mensaje por Shiro el Dom Jul 24, 2016 8:59 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Las luces se habían apagado, cubriendo los pasillos del museo de una penumbra casi completa. Tanto el niño el padre vieron su campo de visión notoriamente reducido, siendo este último quien reaccionó rápidamente a la perdida de luz, tomando a su hijo por los hombros para que este no se alejara― ¿Qué sucede? ―preguntó el pequeño, notándose en su tono de voz... ¿Tranquilidad? Si, increíblemente parecía no estar para nada asustado. Al contrario, su semblante había cambiado a uno mucho más serio que el de antes,

No lo sé, pero hay que averiguarlo ―soltó el padre, siendo imposible no percatarse de como él también había cambiado su actitud. Al parecer ambos tenían la misma suposición, ya que sus pies se movieron de forma sincronizada en dirección al ventanal más cercano. La poca luz que había en el pasillo venía de detrás de las cortinas, las cuales daban con el frente del museo. Luces de autos y de la propia iluminación del jardín delantero, por lo que al hacerlas a un lado se iluminaría mucho mejor el lugar.

Sin embargo, antes de que padre e hijo pudieran echar un poco de luz sobre el pasillo, alguien que venía desde fuera se les adelantó. Rompiendo todos y cada uno de los ventanales del lugar, quienes aguardaban previamente en la terraza aterrizaban en el interior de los pasillos, soltando tiros al aire para generar pánico y tomar a varios rehenes, ordenando a los demás mantenerse arrodillados mientras les colocaban cargas de explosivos uno a uno. No era ningún asalto hecho al azar, las cosas estaban bien planeadas y quienes estaban llevando a cabo el golpe eran profesionales que se habían trabajado el plan, en sus miradas tranquilas esto era fácil de notar.

_________________
Hablo | Pienso | Narro | Narro 1ra persona
― Ficha ―

Mensaje por Ryan el Dom Jul 24, 2016 11:19 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Dentro de uno de los pasillos sin querer se encontraron cara a cara con tres de ellos. Todos armados y apuntando hacia ellos. Los disparos desde otro de los pasillos no se hicieron esperar, el eco llegaba hasta ahí. Shiro y Bill, mantuvieron las manos arriba, simulando ser rehenes, haciendo que los captores se acercaran para colocarles las bombas. “¿Bombas también en los rehenes?” Se horrorizó con la idea, debían hacer algo pero rápido. Entre susurros, ambos intentaban crear un plan inmediato.

Shiro, necesito que hagas otra distracción.

Pero solo hay cuadros caros y únicos en esta parte de la galería.

Shiro, soy inútil en ataque a distancia. Mi quirk solo sirve en cercanía. Solo tú puedes sacarnos de esto y lo sabes. —

Ustedes dos, sepárense, ¡Ahora!— Gritó uno de los terroristas.

Maldición Shiro, solo hazlo…— Gruñó Bill. En eso, el captor haló el gatillo y ráfagas de disparos vinieron sobre ellos. Seguido, Shiro activo un campo de fuerza para evitar el impacto, y rápidamente cambio por un plan de ataque, doblando la punta de las armas.

Lo siento por esto, Bill.

¿Qué?— Dirigió su psicoquinesis hacia él, y haciéndolo levitar, lo arrojó sobre ellos. Haciendo que Bill, como hizo con el par anterior, drenara energía vital de ellos.

Joder, eso fue peligroso… ¡Pero emocionante!— Chilló  el, seguramente su tiempo como trabajador normal, estaba matando su pasión por impartir “Justicia”, y esa adrenalina le estaba emocionando… Demasiado.

Sheez, cálmate. — En cambio para Shiro, toda esta situación no le gustaba para nada. Necesitaba saber que todos estaban bien. Corrieron más hacia el fondo del pasillo, ocultándose detrás de un par de estatuas. La escena con la que se encontraron no se la esperaban.

Pincha Aquí:
La escena puedes desarrollarla a tu gusto, si quieres xD. Eres libre pajarillo(?)

Mensaje por Shiro el Lun Jul 25, 2016 1:52 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

La situación se complicaba en los alrededores del museo, coches de la policía llegaban de a docenas y ya se veían varios helicópteros, tanto policiales como de noticias, sobrevolando la zona. En menos de unos minutos toda la ciudad estaba enterada del golpe comando que se estaba llevando a cabo en el museo, era la noticia de última hora, así como la urgencia por la cual todos los héroes en la zona habían sido convocados. No obstante, la mayoría de ellos se encontraba muy lejos del lugar, distraídos por explosiones generadas en distintos puntos de la ciudad.

Ryan, no hagas ninguna tontería ―ordenó de forma tajante, sin dejar lugar a quejas por parte de su hijo. La situación era tensa, había rehenes y las cosas podían irse a la mierda con un simple movimiento en falso. Cada uno de los sujetos de negro llevaba un botón en la mano, unido a los propios guantes que tenían puestos. El típico botón rojo, aquel que enviaba la señal para que las cargas que se encontraban atadas a los rehenes hicieran explosión― Hay personas en peligro, y lo sabes. Esto no es una prueba, aquí pueden morir de verdad ―susurraba mientras ambos se acercaban a paso lento a los sujetos de negro, manteniendo ambas manos arriba.

Al llegar, tanto padre como hijo fueron reducidos y obligados a ponerse de rodillas. Las cargas explosivas le fueron colocadas al mayor pero, como el chaleco era muy grande para el niño, a éste le ataron las manos tras la espalda y tumbaron en el suelo. Uno de los asaltantes se ocupó de mantener su cabeza pegada al mármol, posando un pie sobre su cabeza mientras otro llevaba a su padre junto al resto de rehenes― Tranquilo, niño. Tu padre y el resto saldrán vivos si los de afuera hacen las cosas bien ―comentó quien le pisaba la cabeza, sin obtener respuesta alguna de parte del pequeño, quien guardaba un sepulcral silencio.

_________________
Hablo | Pienso | Narro | Narro 1ra persona
― Ficha ―

Mensaje por Ryan el Lun Jul 25, 2016 9:35 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Palideció. Años de tranquilidad en el Tibet, sin actividades delictivas de gran escala, la mantuvieron al margen. Ahora, en este tipo de situación ¿Qué debería hacer? Además de idear la forma de separar a lo rehenes de los chalecos, a los secuestradores de los detonadores y evitar una explosión que los envuelva a todos... ¿Qué tan dificil era eso?.  Su balanza se desequilibró cuando observó, no muy alejada de ella, cuando el pequeño pelinegro que conoció era atado y sometido por un hombre mucho más grande que el. Eso le hizo hervir la sangre, un niño no merecía ser tratado así ni mucho menos ser envuelto en esa situación. Para su tranquilidad el niño ni se inmutaba ante todo eso. Bill, trataba de tranquilizarla, pues pudo notar que duras penas, ella se mantenía concentrada.

Calma Shiro, si nos dejamos atrapar, todo se habrá acabado.— Le regañó. Ella lo sabía, y muy bien conocía de primera mano que todo sentimiento negativo sería la condena. Cualquier acción al azar arrojaría valores negativos. Todo eso intentó razonarlo si no fuera porque el maleante que aprisionaba al pequeño Ryan quiso intimidarlo colocandole el arma de fuego en la cien.  Su cordura se acabó y en un acto de lucidez —¡Es solo un niño!.— Gritó desde su posición. Todos los presentes voltearon y Bill desde atras sol atino a decir "Perfecto". Ambos se levantaron con las manos en el aire y fueron tomados como Rehen.

Pudiste haberte quedado callada y sobrevivir.— Reconoció esa voz. Era de los primero terroristas que había noqueado. Lo primero que hizo al llegar hasta ella fue soltarle una bofetada a puño cerrado, haciendo que cayera al suelo por su peso. Luego de golpearla, la levantó y colocó un chaleco igual que con los demás. Bill no podía con la indignación, en cambio Shiro apenas mantenía la consciencia. Le dolía el rostro. Fue puesta justo al lado de Ryan, pero en posición fetal. "Lo siento" Susurró. No quería que la situación se fuese a más, pero ahí estaba. De manos atadas, y con su dignidad por el subsuelo.

Mensaje por Shiro el Lun Jul 25, 2016 10:25 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

No era momento de juegos, las situación era muy seria y Ryan sabía eso. Si bien seguía siendo un niño, los dos años que había pasado en casa de su familia paterna lo habían cambiado mucho. Guardar silencio, aguantar el maltrato y no hacer nada al respecto era la mejor opción; hacerse al héroe o intentar burlarse de esos sujetos no podía tener consecuencias buenas. En sus ojos frío, carentes de ningún tipo de compasión, era fácil ver que no durarían en presionar ese botón y hacer estallar a los rehenes si notaban algún movimiento sospechoso.

Vaya, vaya. Parece que tenemos a un pequeño valiente aquí ―decía el dueño de la bota que presionaba su cabeza contra el suelo, aumentando la fuerza ejercida sobre su pequeño cráneo― ¿Qué pasa, niño? ¿Acaso no tienes miedo? ―la falta de reacción por su parte comenzaba a molestar a su captor, al parecer lo exasperaba no poder intimidar a un niño cuando en su carrera había hecho llorar a militares adultos― Creo que no lo entiendes, enano ―le apoyó el cañón del arma en la sien― Te puedo matar cuando me dé la gana, no creas que te salvarás solo por tu edad ―iba a continuar con su habladuría, al parecer el tiempo les sobraba, pero su momento fue interrumpido por una voz que al joven se le hizo conocida. Se trataba de la mujer que había conocido minutos atrás, misma con la que había estado peleando. Pocos segundos más tarde tanto ella como quien la acompañaba habían sido reducidos, ganándose un chaleco lleno de explosivos cada uno.

El silencio de Ryan parecía inquebrantable, ni el más mínimo sonido había escapado de él desde la llegada de los terroristas y parecía no tener intenciones de articular palabra alguna. No obstante, cuando la mujer con la que había discutido hacía muy poco fue tirada a su lado, el pequeño reaccionó de una forma algo diferente a la esperada. Pese a la presión que era ejercida sobre su sien, misma que lo mantenía con la mejilla pegada al suelo, el niño giró su rostro hasta quedar con la frente  contra el mármol, para luego dejarse caer sobre su otra mejilla con tal de quedar mirando de frente a la señorita de cabellos blancos que yacía a su lado― Las disculpas no valen de nada ―soltó sin piedad alguna por la golpeada señorita, demostrando una inusitada crueldad en sus palabras― Si va a llorar mejor dígale a uno de estos idiotas que presione el botón y acabe con su mediocridad de una vez, señorita ―más de uno se quedó petrificado ante las fuertes palabras del pequeño, siendo quien lo sostenía el primero en reaccionar a las mismas.

¡¿A quiénes llamas idiotas?! ―gritó, apartando el pie de la cabeza del pequeño para luego propinarle una patada al estómago, cuya fuerza lo empujó hasta alcanzar la pared, justo debajo de uno de los ventanales. Claro que, al cruzar por encima de los vidrios rotos, varios de estos se le incrustaron en la piel, generando pequeños cortes y heridas de gravedad mediana― ¡Se acabó! Dejen salir a una de las ancianas, es hora de mostrarle al enano las consecuencias de su arrogancia ―dicho y hecho, una de las rehenes de mayor edad fue tomaba por brazos y piernas y luego lanzada por unas de las ventanas, cayendo sobre el césped del jardín delantero del museo. Casi inmediatamente un gran número de luces la alumbraron― ¡Escucha bien esto, pequeño! ¡Por tu culpa esa señora nos brindará un buen espectáculo! ―sin mediar mayor palabra, el sujeto presionó el botón de su guante, manteniéndolo hundido por unos segundos mientras observaba atentamente la mirada de terror de la mujer― ¡Muere! ―y lo soltó, activando los explosivos. No tardó más de un segundo en escucharse el sonido de la explosión, acompañado del de los restos de la señora chocando contra la pared externa, dejando paso a los gritos de sus familiares y conocidos.

_________________
Hablo | Pienso | Narro | Narro 1ra persona
― Ficha ―

Mensaje por Ryan el Mar Jul 26, 2016 1:16 am

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Un grito privado entre sus labios, y sus ojos abiertos de par en par era su nueva situación. Vio con horror el costo de su equivocación. El olor oxido y el color carmesí de la sangre impregnaba lo que podía ser observado a simple vista. “Esto no puede estar pasando. Esto no puede ser real” Sus dientes chirreaban de la rabia contenida. “Estúpida, estúpida, estúpida” Se recriminó. Sintió que se merecía cada una de las palabras del pequeño Ryan. Esto era su culpa, todo lo que estaba pasando era su culpa y lo seguiría siendo hasta que no haga algo al respecto. Cerró los ojos con todas sus fuerzas y trató de pensar en una solución. Bill estaba muy lejos de ella y cualquier movimiento en falso costaría otra vida.  Los latidos de su corazón, al igual el creciente dolor en su mejilla martillaban en sus oídos. Luego los abrió, viendo su solución, su iluminación. La maleta entre abierta, apenas mostraba su contenido, pero para ella era más que suficiente. Dejó salir una por una, le tomaría tiempo pero era lo único que se le ocurría de momento. Los fue ocultando dentro de los chalecos de cada uno de los rehenes, y cuando llegara el momento arrancaría los chalecos, los concentraría en un solo punto y al momento de detonarlos, generaría un campo de fuerza alrededor de la explosión. “Debo de protegerlos, debo de proteger a Bill… Y a Ryan” Se determinó, y en su mirada ya no había cabida a la duda, ni miedo

Mensaje por Shiro el Mar Jul 26, 2016 10:08 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

A pesar del dolor de los trozos de vidrio incrustados en su brazo, sumado al de su estómago y espalda luego de impactar contra la pared, Ryan logró levantarse. Ignorando el violento hecho que acababa de acontecer, haciendo caso omiso a los insultos por parte de los familiares y amigos de la mujer que acababa de morir por su culpa. La manga derecha de su camisa blanca había desaparecido, dejando expuesto el lastimado brazo, teñido del rojo de su sangre― Si así de débiles son tus patadas, no quiero imaginarme lo patético de tus puñetazos ―comentó en tono burlón, escupiendo un poco de sangre antes de elevar la mirada y enfocar los ojos de quien lo había golpeado, siempre desafiante. La mirada atónita del susodicho y de gran parte de los presentes dejaba bastante claro que nadie esperaba esa actitud de parte del pequeño, quien no parecía afectado en lo absoluto por la muerte que había causado. Llegados a ese punto más de uno se preguntaba si era un niño de verdad, y no un demonio usurpando el cuerpo de uno.

Tú, maldito... ―un simple niño estaba dejando su dignidad por los suelos, llevándolo a los límites de su paciencia y despertando en él un odio que hacía mucho no sentía. No solía utilizarlo en mitad de un golpe, pero la rabia terminó pudiendo con él― ¡Te mataré ahora mismo! ―vociferó, desapareciendo de la vista de muchos al volverse una sombra que se movía a gran velocidad por el suelo. En menos de un segundo le dio alcance al pequeño, apareciendo justo delante de él para soltarle un brutal puñetazo dirigido a su pómulo izquierdo. El impacto levantó una nube de tierra, trozos de la pared volaron y por unos segundos todo fue silencio, hasta que la maniática risa del asaltante se dejó escuchar― Jajajaja, ¡Tanta habladuría para que tu cráneo ni siquiera pueda soportar el golpe, enano de mierda! ―la satisfacción era casi palpable en su voz, una lástima que esta no le durara demasiado, pues su regocijo fue cortado abruptamente por dos simples palabras.

Hablas demasiado ―para cuando quiso volver la mirada, la nube de tierra se había desvanecido lo suficiente para mostrar su puño incrustado en la pared, y un niño ileso mirándolo fijamente. Sin darle tiempo a reaccionar, Ryan tomó la mano de su contrincante con la diestra y presionó intencionalmente el botón de detonación de las cargas explosivas. Sin embargo, tal y como había pasado antes, ningún chaleco explotó puesto que dicho botón no había sido soltado todavía. En ese mismo instante varios de los demás poseedores de un detonador intentaron activarlo, pero al estar el botón presionado los demás no tenían autorización para explotar las cargas. Mirando más abajo, el impactado sujeto se encontró con la razón de que el joven tuviera sus manos libres de ataduras.

¿Qué demonios eres? ―preguntó, aterrado.

En la mano libre del pequeño la sangre fluía lentamente, consecuencia de los cortes que se había hecho sobre la palma con un vidrio que sostenía firmemente, mismo que había utilizado para cortar sus ataduras― ¿En verdad quieres averiguarlo?

¡Grraahhhh! ―con un grito a todo pulmón, el sujeto tomó su forma de sombra, atrapando a Ryan en la misma, para luego desaparecer atravesando el roto ventanal en dirección al tejado del edificio.

Uno de los hombres armados que vigilaba a los rehenes quiso tomar dirección a las escaleras, pero en el momento en que apartó la vista una brutal patada le estrello la cabeza contra el suelo, cortesía del padre del pequeño. El susodicho tomó el arma del sujeto, disparando rápidamente y con una puntería perfecta al resto de opresores. Sin embargo aún quedaban muchos esparcidos por el museo, sin contar con el que se había llevado a Ryan― Yo me encargaré del resto, pero mi pequeño no podrá con ese sujeto ―decía, mirando fijamente a la mujer de cabello blanco al haber notado como esta, aparentemente, movía pequeños objetos y los colocaba en los chalecos tan solo un minuto atrás. Él no podía hacer nada contra alguien poseedor de Quirk, y por ello necesitaba de su ayuda.

_________________
Hablo | Pienso | Narro | Narro 1ra persona
― Ficha ―

Mensaje por Ryan el Miér Jul 27, 2016 12:26 am

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

No salía de su asombro. Todo estaba pasando tan rápido que apenas podía aceptarlo. A pesar de admirar la fuerza y el temple del niño, no dejaría de preocuparse por él. Estaba muy herido y aún peleaba con todas sus fuerzas contra el opresor. En el momento en que lo vio volar a la terraza tomó un pequeño respiro antes dejarlo salir con todas sus fuerzas. — ¡¡Ryaaaan!!— Gritó. Se horrorizó de la fuerza que usó el contrincante, tanto fue así que su conciencia y voluntad regresaron. Se levantó como pudo del suelo y luego de escuchar las palabras de un preocupado padre, decidió ayudar, aunque esa decisión ya la había tomado desde el principio. — No tiene ni porqué pedirme eso, pero antes...— Sin voltear la mirada atrás, de entre los chalecos se sentía una presión siendo ejercida hacia afuera. Todos los presentes comenzaron a preguntarse qué sucedía, en eso, todos los chalecos fueron arrancados a una velocidad considerable y se fueron juntando en un punto. Cuando se vieron liberados de ellos, Bill los reunió en la entrada de uno de los pasillos.

—Nosotros nos encargaremos a partir de aquí. — Habló Bill, al tiempo en que se armaba con pistola y chaleco de uno de los cuerpos sin vida. Al escuchar las pisadas cercas en su dirección y la reciente aparición de más de ellos, seguramente atraídos por la explosión, Shiro tomó lo que hubiese cerca y lo lanzaba hacia ellos, limpiando el pasó para los rehenes. Se podía notar que había una creciente rudeza de su parte para con el enemigo, puesto a que ya a algunos simplemente los estrellaba con fuerza contra el muro.

—Ustedes sigan. —

—... Regresa con vida. — Sonrió Bill, pero apenas alcanzó su mirada. Estaba preocupado pero no había nada que hacer.

Ella no respondió, solo se quedó en el área central, comprimiendo los chalecos dentro de un campo de fuerza, sin darle la cara a Bill. Ellos decidieron por irse por el camino despejado dejándola atrás. No había tiempo que perder por lo tanto, se dirigió en la misma dirección en la que Ryan y el hombre sombra se habían ido, elevándose por los aires y llevándose consigo los chalecos bombas. Cuando hubo llegado, había una cortina de polvo obstruyendo la vista, a pesar de eso pudo observar un cuerpo oscuro moverse, el cual por su tamaño pudo deducir era el enemigo. Alzando su brazo derecho trazó por donde lo bloquearía y con su quirk, creó un campo de fuerza plano o pantalla, separándolo de Ryan.


— ¿Sabes que los has condenado, no? — Rió tétricamente, mientras levanta la mano que oprimía el botón y lo levantaba  retadoramente. Evidentemente eso activaría las bombas, cosa que ella había previsto. Para su sorpresa, él no contaba con que habría otro usuario de Quirk entre sus rehenes. Rápidamente, Shiro mandó a volar las bombas y solo fue cuestión de segundos para que estas emitieran un sonoro boom, seguido de ello, trozo de los chalecos cayeron sobre el techo. Otro problema  menos del cual preocuparse.

— Maldita. — Masculló, abalanzándose sobre ellos, siendo detenido por el campo que los separaba.


A pocos metros de ella, encontró al niño, el cual aún se mantenía en pie. "Estoy tan feliz de que él se encuentre con vida" Se dijo mentalmente mientras recogía una de sus lágrimas con la yema de sus dedos. — Ryan...— Dejó salir mientras se acercó a él y se aseguraba de que se encontraba "bien". Luego, regresó su mirada y se encontró con un frustrado enemigo detrás de la pantalla, el cual golpeaba con todas sus fuerzas la línea que los separaba, haciendo una pequeña grieta. Shiro se encontraba emocionalmente agotada como para seguir ese juego, y al ver el estado de Ryan, una parte de su cerebro hizo un "click" dejando salir la iracunda forma de su ser. En su poco raciocinio sabía que atacarlo de un golpe sin conocer el alcance de la individualidad del enemigo sería su más grande error. Aun así, no lo dejaría ir ileso por ahí. Tomando prestado uno de los vehículos de la policía con su Piscoquinesis lo hizo levitar por los aires y con una velocidad impresionante lo dejó caer sobre el enemigo, no importaba si le daba realmente, solo necesitaba mantener la distancia entre ellos para aplicar su siguiente plan.

Mensaje por Shiro el Miér Jul 27, 2016 8:02 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Convertido en sombras, Ryan fue arrastrado por el terrorista en dirección a la terraza del museo, desplazándose por las paredes exteriores a gran velocidad. Una vez allí, su pequeño cuerpo fue levantado y luego lanzado contra el suelo. Se sabía capaz de evitar el golpe, pero hacerlo conllevaba soltar el botón y hacer estallar las cargas explosivas que había inutilizado temporalmente, algo a lo que no estaba dispuesto después de haber dejado morir a una mujer con tal de lograr evitar un mal mayor. La fuerza del impacto cuarteó el suelo, hundiéndolo unos pocos centímetros en el concreto. Escupió sangre, notando como internamente era destrozado.

¡Ya suéltame, maldito demonio! ―gritaba el mayor, para luego pisar el hombro del niño y tirar con fuerza de su brazo, buscando romper el agarre que mantenía sobre su mano y obligarlo a soltar el botón. No obstante, sin importar cuanta fuerza aplicara, no lograba liberarse― ¡Vamos, no me jodas! ―un sonoro crujido lo frenó en seco, seguido de un desgarrador grito de dolor― ¿Eh? No me digas que te saqué de lugar el hombro ―una sonrisa cargada de malicia se plasmó en sus labios al ver la expresión de su contrario, tirando un poco más de su brazo para aumentar su sufrimiento― ¿Te duele? No seas maricón, esto no es nada ―apoyando ambos pies sobre la cabeza y hombro del niño, volvió a tirar con fuerza de su brazo, arrancándolo un potente alarido de sufrimiento― ¡Te voy a arrancar el brazo, enano! ―sentenció con extremo sadismo, utilizando toda la fuerza que sus brazos y Quirk le conferían en la tarea de arrancarle el brazo al pequeño. Ryan poco podía hacer para defenderse, estaba a merced de su enemigo pero, sin importar qué, mientras tuviera control sobre sus músculos él no soltaría ese botón.

La intervención de la señorita fue en el momento preciso, si hubiera dejado pasar un solo segundo más la escena con la que pudo encontrarse sería mucho peor. El escudo creado por ella alertó al hombre, quien soltó el brazo de Ryan y le quebró la muñeca, alejándose de un salto luego de liberarse de su agarre. Podía haber hecho esto desde un principio, pero luego de darse cuenta de cuanto podía torturarle mientras éste no lo soltase, decidió optar por la opción más sádica al creerse dueño de la situación. Más tarde se toparía con que su propia arrogancia culminó en el fallo de sus planes, puesto que le había regalado el tiempo suficiente a la mujer para que inutilizara por completo las cargas.

Por otro lado, el pequeño Ryan aprovechó el momento en que se vio libre para levantarse de un salto, tomando cierta distancia del sujeto. Su brazo derecho estaba completamente destrozado, colgando a un lado de su cuerpo, sin posibilidades de moverse luego de haber recibido tanto castigo. Sin embargo ese era un problema pequeño en comparación con el estado de sus órganos internos, varios perforados por sus costillas rotas. No lo demostraba, pero el dolor que estaba experimentando era suficiente para llevar a la locura a cualquier hombre.

El auto enviado por la señorita había caído sobre el mismo, pero al volverse una sombra este se había salvado de cualquier tipo de daño, apareciendo nuevamente unos metros a un lado― ¡No se meta en esto! ―soltó el pequeño a la señorita, haciendo uso de las pocas fuerzas que le quedaban para dar unos pocos pasos en dirección a quien era su contrincante. Una fuerte luz iluminó el lugar, salida del reflector con el que contaba uno de los helicópteros de noticias― Nunca le pedí ayuda, puedo encargarme de él, limítese a observar como yo... ―dio un último paso antes de sentir como todo comenzaba a girar, cayendo de rodillas mientras vomitaba sangre. Las heridas y el cansancio eran demasiado, su pequeño cuerpo ya no podía soportar más.

Por otro lado, quien observaba la situación del niño atentamente era el terrorista, quien buscaría aprovechar el momento de su caída para volverse nuevamente una sombra y avanzar a gran velocidad en dirección a la mujer de cabellos blancos, intentando recortar la distancia y entrar en su especialidad: El combate cuerpo a cuerpo.

_________________
Hablo | Pienso | Narro | Narro 1ra persona
― Ficha ―

Mensaje por Ryan el Miér Jul 27, 2016 10:44 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Ella le escuchaba, y muy bien que lo hacía pero, no aceptaría que el siguiera arriesgándose de esa manera.— Sea cual sea la carga de tus hombros, recuerda que aún eres un niño y que te falta camino por recorrer.— Frunció el ceño, en señal de preocupación. Al verlo avanzar y caer, no pudo evitar correr hacia él y socorrerlo. Tomándolo por la espalda, buscó levantarlo pero cometió el error de quitar su vista del enemigo. Al sentirlo cerca, no dio tiempo de crear un campo de fuerza porque la cercanía entre ambos la desconcertó. Sintió el golpe seco de una patada a sus costillas y su cuerpo salir disparado lejos de Ryan. Seguido de eso y sin dejar tiempo de respuesta, recibió cada golpe que el enemigo podía acertar a su cuerpo. Tenía que pensar rápido, hallar una forma de librarse de eso, todos dependían de ella ahora, incluso el pequeño Ryan. "Vamos... Algo... Debe haber algo"  Su respiración agitada y su vista nublada era un indicativo que tenía que actuar ahora, si no, su consciencia la dejaría. Miró detrás del enemigo una de las pequeñas esferas metálicas que Bill le había encargado y pensó que podía utilizarlo, solo por un instante. Activando nuevamente su quirk atrajo las esferas a una velocidad impresionante y se hizo una armadura alrededor de su brazo izquierdo, el cual le hacía de escudo desde el comienzo, y rápidamente se volvió a la defensiva acertando un golpe cerca del enemigo para mantener la distancia.

Eso es inútil. No podrás hacerme daño con eso... Soy una sombra, algo intangible... Idiota. — Decía esto mientras se señalaba a sí mismo, egocéntrico. Tenía que haber algo, una debilidad... Lo que fuera. En ese momento tomó ventaja de ella porque su debilidad era el ataque a corta distancia, de alguna forma. "Pero... ¿Cómo debilitar una sombra? ¿Cómo volverlo tangible?" Pensó. En eso, el enemigo volteó a mirar en dirección a Ryan y seguido de eso, lanzó una sonrisa retadora. Nuevamente su objetivo había cambiado y se dirigió hacia Ryan para terminar con él.

¡NO! "Maldición" Se desesperó en cuestión de segundos, ya que no llegaría a tiempo... De repente, reflectores que provenían desde los helicopteros se enfocaron en Ryan, haciendo que inesperadamente, la velocidad del terrorista y su sombra disminuyeran. Shiro viendo su oportunidad, levantó unas láminas del techo y recreó un escudo, golpeando al cuerpo real del enemigo. — ¿Pero qué?—Susurró. "Espera un momento"  No dejó de avanzar hasta Ryan ni apartó la mirada del terrorista, que para su sorpresa yacía en el suelo. En algún momento pensó haber visto sangre de la comisura de sus labios. Una vez estando frente al niño, se agachó a su nivel y sonrió levemente al verlo consciente. — ¿Puedes moverte?— Habló muy bajo, solo para que él le escuchara. — Tengo un plan. — Sentenció seriamente. En ese instante desvió su mirada y notó que en el tejado aún se encontraban los reflectores de emergencia, y para el alivio de ambos, la energía había sido reestablecida. "Bendito seas, Bill" Exclamó mentalmente.

No puede ser. — Escupió el maleante. — ¿Qué hicieron con mis agentes?— Estaba colérico.

Cada pieza encajaba y todas las cartas se encontraban a su favor. En eso se levantó de mala manera porque ya no quería exponer a más daños a Ryan, estaba hasta el borde su paciencia y quería acabar esto de una vez.

Mala suerte para ti. Me has llevado al límite. — En respuesta, su sonrisa se tornó sádica, a lo cual Shiro tomó indiferente.  El enemigo, tomando posición de combate, frente a ella intentó formar de nuevo su sombra, la cual había vuelto a su tamaño original. "Ya veo, se debilita al exponerse a la luz y vuelve cuando hay oscuridad. Se hace fuerte en la noche y débil en el día. Así sea luz artificial, puede hacerle igual daño." Buscaría entonces mantener su atención en su pelea contra ella mientras, voltearía los reflectores hacia el centro del techo y luego vería en cómo activarlas.

Hagámoslo entonces.— Rugió Ella, haciendo levitar todo los objetos a su alrededor, incluyendo las láminas superficiales del techo, alzadose a ella misma en el cielo. La batalla de todo por el todo tendría su final.

Pincha:
PERDOOONAME, PERDONAMEEE (Cool -se escucha música de los 70 al fondo-(?) Me he tardado mucho, lo siento ;A;. LA universidad acabó con mi vida social y la de internet.
P.D: Este post me recuerda la pelea contra un final boss xD, en el cual debes activar algo o usar un objeto para debilitarlo(?)

Mensaje por Shiro el Miér Ago 03, 2016 6:50 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Los intentos del joven por ponerse en pie eran en vano, su pequeño cuerpo había llegado al límite y no podría moverse apropiadamente hasta no recibir los debidos tratamientos médicos. No obstante, había algo en él que no lo dejaba rendirse, una motivación que lo obligaba a querer erguirse y seguir luchando a pesar del dolor― Mamá puede estar viéndome... ―a pesar de todo seguía siendo un niño, y en su mente no cabía la opción de quedarse en el suelo cuando su madre, aquella que no había visto en dos años, podía estar viéndolo. ¿Qué clase de imagen le daría? Tirado, derrotado... no, no lo permitiría. La haría sentir orgullosa, y luego ella volvería junto a él y su padre, como había visto en sus sueños una y otra vez.

Mientras él tenía su lucha interna, en el exterior una pelea real seguía su camino. El terrorista atacaba sin compasión, hasta que la heroína vio su momento y logró quitárselo de encima, socorriendo al pequeño en el momento justo, ayudada por los reflectores que se habían alzado en el momento justo, exponiendo la debilidad del enemigo.

¡Adelante, zorra! ―las provocaciones no habían hecho más que alterar aún más al hombre, empujándolo en su ira al punto de olvidar la situación en la que se encontraba con tal de acabar con la vida de la mujer. Apoyando ambas manos sobre la superficie de la terraza, su sombra se expendería en un radio de hasta cinco metros a su alrededor, para luego comenzar a formar picos que se elevaban por encima del suelo. Cual proyectiles, todos estos picos se lanzarían en contra de la señorita de blancos cabellos, siendo seguidos por quien los había generado. El terrorista había saltado, buscando defenderse con sus proyectiles de sombra mientras avanzaba por el aire en dirección a su contrincante. Cegado por el odio, no se había percatado de la desventajosa posición en la que se encontraba.

_________________
Hablo | Pienso | Narro | Narro 1ra persona
― Ficha ―

Mensaje por Ryan el Jue Ago 04, 2016 10:21 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Había estado usando sus poderes por varios minutos, que hacer un campo de fuerza le costaría y esto sería decisivo en su plan. Tomando prestada una lámina de hierro del techo del museo la usó como escudo, haciendo que el ataque del enemigo bajara su daño pero, no logró evitar uno de los picos que atravesó la fibra, apuñaleando su costado izquierdo. Escupió sangre, sin dejar de mirarlo. No tenía miedo, ni muchos menos las ganas de titubear... Todo al fin y al cabo, era parte de su plan. Cada reflector había sido volteado hacia el centro y apuntaba a su dirección. Ahora quedaba de su parte, subir el interruptor. Haciendo presión en la herida, intentó cortar el paso de sangre. Dolía, pero era eso o morir desangrada. Shiro entonces, miró por última vez al iracundo hombre, que comenzó a atacarla repetidas veces, gritando "¡Muere, muere, muere!" Era tiempo, ya no queda más que hacer eso...

Mientras exista la luz para mantener al margen la oscuridad, habrán personas que cometan actos heroicos por pequeños que sean, y al mismo tiempo, existirán aquellos mal vivientes que serán juzgados bajo el peso de sus insanos actos. Como tú— Sentenció.

No me vengas con tus palabrerías y psicología de mierda.. Eres una simple cobarde que sea está negando así misma la satisfacción de eliminarme con sus propias manos.— Él, ya no era un ser pensante, sino un animal que actuaba por instinto y botaba espuma por la boca al hablar.

Shiro, al entender que no había otra forma de mediar sino a través de las acciones, hizo lo que le quedaba por hacer...

Scale levitation...— Pronunció en breve y todo a su alrededor comenzó a flotar, por mínimo que fuese. Señaló con su mano, la baranda del mirador, y con su quirk logró ejercer una fuerza tal que termino  arrancandolo de su anclaje.

¡No podrás detenerme con eso!— Gruñó al entender el objetivo de la mujer y tratando de escapar activó nuevamente su sombra. Sin embargo, no vio venir el siguiente movimiento ya que  su vista fue alumbrada por una luz cegadora, evitando poder defenderse.— ¿¡!? — A los pocos segundos sintió ser levantado y abrazado por algo frío con facilidad que no dio tiempo de contraatacar. Cuando pudo abrir los ojos, observó la barra metálica que lo envolvía, aprisionándolo, mientras los helicópteros estaban descendiendo y el equipo swat lo rodeaban apuntando hacia él con sus armas. Todo estaba pasando tan rápido que ni el entendía que sucedía, por más que intentaba invocar su sombra la luz que le rodeaba evitaba generar más allá de lo que su cuerpo podía.—¡Este no será la ultima vez que sabrán de mi!— Pronunció, con cierto aire de promesa. Por otro lado, la mujer observaba la situación desde su posición, sólo quería conocer las condiciones del pequeño, así que dejó de lado todo el ajetreo policial y se acercó a Ryan, colapsando a su lado por el cansancio.

Mensaje por Shiro el Vie Ago 19, 2016 3:51 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Conforme la pelea avanzaba en el tejado del museo, en su interior la situación estaba más que controlada por el padre del pequeño Ryan y el amigo de la señorita Shiro. Los asaltantes habían sido reducidos, capturados y luego encerrados en una de las habitaciones de mantenimiento del lugar. En el exterior, la policía recibió una señal por parte de uno de los rehenes, comenzando su avance por el interior del lugar. En menos de unos minutos el edificio se llenó de equipos especializados, además de bomberos y médicas que atendían a los heridos. Claro que un grupo, enterado de lo que sucedía sobre sus cabezas, se encontraba subiendo a gran velocidad las escaleras, en dirección al tejado.

Todo había terminado, el grupo terrorista había sido reducido y los rehenes liberados, sin tener que lamentar más que la muerte de una pobre anciana. El tejado sería invadido por médicos, policías y bomberos en menos de unos segundos, quienes se apresuraron a asegurar la situación mientras atendían las heridas del pequeño niño y la mujer que yacían allí tirados.

Off:
Bueno, te dejo libertad de describir lo siguiente ya que la pelea se terminó. Si quieres hacer un pequeño traslado al hospital o algo así, siéntete libre de hacerlo o/

_________________
Hablo | Pienso | Narro | Narro 1ra persona
― Ficha ―

Mensaje por Ryan el Sáb Ago 20, 2016 6:13 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Las luces blancas y el sonido de los aparatos en su cercanía le volverían loca. ¿Cuanto tiempo había pasado? Algo más de día y medio, y aún permanecía recluida entre esas cuatro paredes. En los diarios y la televisión aún hacían mención del atentado terrorista, y la cinta negra daba la alusión de luto. Shiro por su parte, recibía visitas de vez en cuando a su habitación. Podía escuchar a los médicos hablar, pero no podía moverse o siquiera abrir los ojos por lo sedada que estaba, todo esto para evitar el dolor de la intervención que sufrió hacía unas horas. Bill, venía cada vez que podía a cambiar las flores y conocer la condición de su compañera. Además de hacerle saber a ella, que sus alumnos del Tibet le echaban de menos. La joven mujer de tes blanca, a pesar de su condición y casi estado de coma, aún se preguntaba qué había sido de aquel niño, Ryan. Y como siempre, deseó que su condición fuera mejor que la de ella. Cuando pudiera salir de ahí, iría a visitarlo y reír, como la primera vez.

Mensaje por Shiro el Sáb Ago 20, 2016 7:06 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

El tiempo se volvió efímero una vez cayó en el mundo de la inconsciencia, presa del cansancio, el dolor y las heridas. Las horas pasaban, podía escuchar a los médicos meditar mientras lo observaban, tendido sobre una camilla en la sala de cuidados intensivos. El daño y la presión a la que su pequeño cuerpo había sido sometido sobrepasaban por mucho los límites de lo humano, siendo únicamente su deseo por vivir lo que mantuvo su corazón funcionando durante las múltiples intervenciones quirúrgicas a las que se vio sometido para "Acomodar" el desastre de huesos rotos y órganos perforados que le había dejado su corto enfrentamiento con el terrorista del Quirk de las sombras. Ni hablar de su brazo derecho, el cual muchos profesionales dieron por perdido tras el primer vistazo.

Tres días habían pasado y Ryan continuaba en cuidados intensivos, su pequeño cuerpo conectado a varias máquinas que controlaban su estado e infinidad de tubos que le suministraban sueros y calmantes. Tres días sin abrir los ojos, ni dar indicios de mejoría alguna. Tres días sin recibir visitas más allá de la de su padre, quien se ausentaba únicamente para salir a tomar aire una vez cada cierto tiempo. En su habitación, el sonido de un pitido resonando una y otra vez era el único indicio de vida por su parte.

_________________
Hablo | Pienso | Narro | Narro 1ra persona
― Ficha ―

Mensaje por Ryan el Sáb Ago 20, 2016 7:33 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Sus pasos lentos pero seguros, hacían su camino rutinario a través del largo pasillo. Había recorrido ya un par de veces ese mismo corredor que ya conocía de memoria la cantidad de pasillos que debía cruzar y el numero de habitación del pequeño. Al llegar, notó a al padre de la criatura sentado en el banco fuera de la habitación, posando agotado. Seguro tomando energía para entrar y vigilar por su hijo. Al notar la presencia de está, y con su vista ojerosa, negó antes de que ella siquiera preguntara, a lo que Shiro, compungida, siguió su camino hacia la habitación. Al entrar, la misma escena de hacía dos días se hacía presente en ella. La pequeña criatura, yacía dormido con un aura apacible, lejos del dolor y la miseria. La mujer albina, tomando asiento a su lado, cogió una de sus pequeñas manos y la sostuvo ahí,mientras sentía como se le oprimía el corazón. Observó en un punto cualquiera, recordando las escenas anteriores y no dejo de sentirse culpable.

Yo, no puedo dejar de sentirme culpable de este lamentable evento.— Habló al vacío, como si éste pudiera escucharle. —Una vez perdí a alguien por error, a alguien que quise.— Ante sus ojos, el recuerdo de su hermano se hizo vívido.

Tu... Aún tienes camino por recorrer... ¿No te lo dije?— Lágrimas sin previo aviso comenzaron a derramarse y su voz se quebró. — Debes vivir, maldición. Dime vieja, o inutil, lo que sea... ¡Pero dilo!— Agachó la mirada y dejó salir el llanto oprimido en su pecho.

Mensaje por Shiro el Sáb Ago 20, 2016 9:09 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

En la tranquilidad de una eterna oscuridad, flotando en mitad de la nada, pero a la vez, sintiéndose parte de un todo, el pequeño ojidorado pasaba lo que eran días en el exterior debatiéndose entre la vida y la muerte. Sumido en el limbo, en su pecho no sentía más que un constante frío. No había dolor, ni tristeza, no había nada...

En contadas ocasiones desde su llegada a ese lugar podía escuchar, en la lejanía, débiles palabras provenientes del exterior. Escuchaba las palabras de su padre, los rezos a un dios en el que ni siquiera creía, pidiendo por su salud. También, alguna que otra vez, logró reconocer una voz femenina. Sin embargo, en mitad de la penumbra, saber que esa no era su madre solo hacía que la débil llama de su vida menguara aún más.

Una pequeña luz, desafiando la eterna oscuridad, se hizo presente en la lejanía. El abrazar de su calidez al acercarse lo llenaba de paz, pero a la vez, de un extraño sentimiento de tristeza. Y entonces, mientras la penumbra desaparecía lentamente, siendo consumida por la luz, el pitido de la máquina que controlaba el pulso del pequeño Ryan se volvió constante. Sumido en la tranquilidad, su boca soltó un último aliento, escapando su alma del cuerpo, mientras su corazón se rendía.

_________________
Hablo | Pienso | Narro | Narro 1ra persona
― Ficha ―

Mensaje por Ryan el Sáb Ago 20, 2016 9:42 pm

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuadro [Social | Pasado | Priv. Shiro]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: El Mundo :: Europa

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.